El principal propósito de crear una marca fuerte para tu negocio es lograr que tus usuarios te identifiquen, te reconozcan, te recuerden y te elijan.
Todas las empresas desean ser las preferidas del público y esto no se consigue de manera aleatoria, por casualidad; hay que conectar con las personas, ser parte de su vida y de sus valores.

Diferencíate


Es algo básico y que escuchamos miles de veces. Lamentablemente no siempre se explica; la realidad es que no necesitas algo completamente innovador para triunfar, muchas veces las innovaciones que no están bien pensadas solo causan fuertes pérdidas para las empresas. Lo que necesitas es diferenciarte con algo, ser especial en algo, por ejemplo: todas las pelotas son iguales, pero una pelota que brilla en la oscuridad para jugar en la noche es un valor interesante. Hay que pensar en las personas. A veces puedes lograr esta diferenciación dirigiéndote a un nicho más específico. Por ejemplo, no es lo mismo Coaching, a secas, que Coaching para Comerciales o Coaching para Emprendedores. Pregúntate: ¿Quién eres? ¿Cuáles son tus diferenciales? ¿Tus diferenciales cubren necesidades o deseos de las personas? Luego pregúntate si esas personas te reconocerían y te comprarían. Si la respuesta es sí, sigue avanzando. Ve a por ello.

Piensa Soluciones Simples.


Las grandes marcas SOLUCIONAN. Las grandes ideas SOLUCIONAN y, de nuevo, todas las respuestas están en los usuarios: ayúdalos en pequeñas cosas. Contribuye a que sus vidas sean más confortables. Haz que la experiencia en tu local o en tu aplicación sea enriquecedora para ellos. Si los ayudas, los tienes ganados.
Lo complejo, por lo general, no es atractivo para nuestro cerebro. Las cosas simples, usualmente, son las que mejor funcionan. Las ideas simples despiertan interés y atracción. Cuanto más simples sean y mayores soluciones aporten, más atractivas resultan.

El valor de la información y el tiempo


¿Piensas en dinero? Bueno, pensar en dinero está bien, pero las dos cosas más valiosas del mundo son el tiempo y la información.
Hay que estudiar los procedimientos, hacerlos simples para nuestros usuarios y nuestros empleados. Ahorraremos tiempo y seremos más productivos. A nadie le gusta esperar y, aunque hay cosas que necesitan un tiempo de ejecución mínimo, es conveniente optimizar hasta el último segundo. Automatiza procedimientos. Entre otras cosas, invierte en tu web o en aplicaciones: ellas pueden trabajar por ti y llegar a un público mucho más amplio, las veinticuatro horas del día, todos los días de la semana.
En cuanto a la información, hay muchas cosas que también puedes optimizar, empezando por las presentaciones de cada uno de tus servicios o productos. Estudiar los hábitos de los consumidores, las percepciones que tienen de tu marca, las tendencias de tu sector, bases de datos de clientes… Entre más información registres, más fácil será detectar oportunidades y generar acciones encaminadas al cumplimiento de objetivos.

Enamora los sentidos

Haz una propuesta de Branding integral. Analiza los procesos, los servicios de tu marca y la manera de conectar con tus clientes a través de todos los sentidos. Un universo visual potente te ayuda a generar conexiones rápidas. Además, si enriqueces el universo visual y la experiencia del cliente con aromas y con sonidos, tienes muchas posibilidades de ser recordado para siempre. Los sentidos hablan en el lenguaje de las emociones. Por eso, los estímulos sensoriales son tan interesantes y cruciales para destacar sobre nuestros competidores. Genérales buenas sensaciones a tus usuarios. Consigue que se sientan identificados con tu marca, cómodos. Integra tu marca en los mejores momentos de su vida y, sobre todo, conecta con su personalidad, sus sueños, sus deseos y sus valores.

Las Historias, la joya de la corona: Narrativa Estratégica

 

Las palabras pueden parecer menos eficaces que los estímulos sensoriales. Ya hemos visto que los estímulos sensoriales generan emociones y recuerdos casi instantáneamente, pero ¿qué pasa cuando las palabras nos cuentan una historia? Bueno, resulta que a nuestro cerebro le encantan las historias, las ama con demencia. Le encanta leerlas, le encanta escucharlas, recordarlas y volverlas a contar. Jamás olvidamos una buena historia. Nos genera emociones y conecta profundamente con nuestra psiquis.
Cuando leemos una historia, la imaginamos a nuestra manera, visualizamos a los personajes y las situaciones en función de nuestros recuerdos, gustos y preferencias. Este proceso genera una conexión única entre nosotros y la información leída. Piensa en el último relato o la última novela que leíste, ¿a que sientes que conoces desde siempre a los protagonistas? Reíste, caminaste, descubriste con ellos, ¿verdad?
Esto no es precisamente nuevo, durante siglos la humanidad ha utilizado historias para transmitir conocimiento, valores y creencias. Mitologías y leyendas de todo tipo acompañan al ser humano desde sus inicios. Ahora, gracias a la Narrativa Estratégica, las marcas pueden beneficiarse de estos procesos y esta conexión única, llegando a los usuarios través de las historias.

 

“Hoy las marcas no son listas de atributos o Unique Selling Propositions; hoy las grandes marcas son HISTORIAS”
Ramón Ollé y David Riu

Deseamos que estas claves te hayan ayudado. Para profundizar más y conocer aspectos concretos con los que potenciar tu marca, contacta con nosotros. Te brindamos una primera asesoría, completamente gratuita, con todos los pasos necesarios para llevar tu marca a un nuevo nivel.

hola, ¿Cómo te llamas? (requerido)

¿Cuál es tu email? (requerido)

¿Qué te trajo a nosotros? El destino no se equivoca 🙂

No pongas límites; cuéntanos todo, a nosotros nos encanta escuchar

Articulo. Daniel Zapata. IMGENIUZ

Daniel Zapata

Author Daniel Zapata

More posts by Daniel Zapata

Deja un comentario